¿Por qué está tan de moda oxigenar la piel?

By 11.7.18


Muchas marcas han comenzado a incorporar en los últimos años productos oxigenantes y las estéticas tienen ya entre sus principales tratamientos faciales la oxigenoterapia ¿Esto por qué? Quizás te hagas la pregunta lógica de si respiramos todos los días oxígeno por qué debemos sumar más a la piel ¿Acaso el que hay en el ambiente no es suficiente?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el oxígeno que respiramos, especialmente en las ciudades, está contaminado, repleto de toxinas. Una realidad que, tristemente, cada vez va a peor. Esto obviamente “asfixia” nuestra piel, destruyéndola progresivamente, ya que sus reservas internas de oxígeno se van agotando a consecuencia tanto del paso del tiempo como de las agresiones externas.

Existen además factores internos que intervienen en este proceso --como el estrés y los cambios hormonales-- provocando la vasoconstricción capilar. Todo esto impide que las células dérmicas y epidérmicas funcionen correctamente y no sean capaces de deshacerse de las impurezas y toxinas, ni tampoco nutrirse de más oxígeno.

El resultado, a simple vista, es un rostro apagado, envejecido y con problemas como manchas, granos, rojeces, resequedades… pero hay consecuencias más allá de lo externo y tienen que ver con que la falta de oxígeno impide el correcto metabolismo celular cutáneo, dando pie a problemas mayores como infecciones de la piel.

Como verás, esto de los productos oxigenantes no es un invento de las empresas de cosmética para sacarnos el dinero. Son una necesidad que ha ganado fuerza con el tiempo, al igual que los tratamientos de oxigenoterapia en cabina con aparatología.

La oxigenoterapia se realiza con oxígeno que tiene un altísimo nivel de pureza (entre 85% y 95%), muchísimo más de la pureza que tiene el oxígeno que respiramos día a día que, dados los altos índices de contaminación, alcanza como mucho el 20% (dependiendo de dónde vivas, claro está).

¿Es oxígeno lo que te venden?

La respuesta es no, pero su función es bastante parecida y se pueden apreciar resultados muy positivos con el tiempo. Los productos que nos ofrecen las marcas contienen sustancias que aportan oxígeno, como los peróxidos de algunas mascarillas que con el contacto con la piel tienen un efecto efervescente. También están las fórmulas que tienen carbón activo, peróxido de benzoilo y peróxido de hidrogeno.

El efecto de todos estos productos (cremas, sérums, limpiadores, mascarillas…) es externo. Difícilmente llegan a las capas internas, pero son una gran ayuda y un extraordinario complemento a los tratamientos en cabina, donde sí interviene la técnica de oxígeno puro (lo que te comentaba anteriormente). Esto además de oxigenar la piel la desintoxica, la depura de radicales libres, la lleva a condiciones más sanas.

Pero mucho cuidado. El exceso de oxígeno en estos tratamientos de cabina puede tener un efecto contrario, incluso peor de lo que puede generar la contaminación, porque contribuye al incremento de los radicales libres y, por ende, al deterioro del tejido cutáneo.

Lo bueno es que este tipo de tratamientos se puede hacer en cualquier época del año. Es más, para muchas personas es un paso obligatorio después del verano, tras haber sometido a nuestra piel a días enteros de radiación ultravioleta.

Espero que con este resumen haya aclarado tus dudas. Si has probado algo de estos tratamientos o tienes algo que aportar, no dudes en hacerlo en el apartado de comentarios ¡Gracias!


Foto: Shutterstock

You Might Also Like

0 Comentarios