Los horrores que cometemos con nuestra crema solar

By 3.7.18


No hay otra manera de llamarlo: ¡Son horrores! Sin darnos cuenta hacemos cosas con la crema solar que atentan contra la protección de nuestra piel. Son acciones inconscientes, resultado de que nos dejamos llevar por lo que nos dicen otras personas o por nuestro instinto. Aunque todo lo hacemos con la mejor intención de cuidarnos, a la final logramos el efecto contrario.

Echa un vistazo a estas prácticas y dedica un momento a la reflexión (rectificar es de sabios 😉 )

Mezclar el protector con la crema hidratante. El tiempo es oro en verano, entonces ¿por qué vas a perderlo cumpliendo con la norma de aplicar primero la hidratante y luego el protector solar? ¡Lo mezclas todo y ya! Muy práctico… pero un grave error. La crema solar para que actúe debes ponerla de último, esto permite crear esa barrera que bloquea los rayos ultravioleta. Mezclarlo con otro producto alteraría su fórmula. Así que la próxima vez que lo vayas a hacer, piensa que además de botar dinero tu piel no estará realmente protegida.



Que te acompañe a tomar el sol. El protector es tu mejor amigo ¿por qué no invitarle a tomar el sol? Qué importa si eso destruye la fórmula y anula las propiedades bloqueadoras de los rayos ultravioleta, lo importante es que te acompañe en este momento que tanto disfrutas. Ahora bien, si quieres que tu crema solar sea efectiva durante más de 12 meses, lo mejor es guardarla en tu bolso (preferiblemente oscuro), a una temperatura fresca y evitando que toque la arena.



Más es mejor… y si es mucho más será mucho mejor. No es un trabalenguas es la filosofía de muchas que creen que por ponerse la piel como un mimo van a estar más protegidas. Esto es un mito que se ha desinflado con el tiempo. Ahora sabemos que debemos aplicarnos una cantidad ajustada a cada parte del cuerpo (en este post te cuento la cantidad de crema que debes aplicar). Al igual que en el punto anterior, con esto perderás dinero, no añadirás ningún plus al cuidado de tu piel y, para más colmo, contribuyes a la contaminación del mar porque ¿qué crees tú que pasa con el residuo de crema? ¿lo absorbe la piel? ¡Para nada! Eso se lo lleva el agua del mar…



Mudar la crema solar. Entendemos que con la política de Bruselas de los frasquitos de 100 mililitros en los aviones, nos vemos obligadas a trasvasar las cremas. El problema está en que esos recipientes no siempre están en condiciones porque no están debidamente limpios, ya que muchas veces los reutilizamos. Otro detalle es que no gastamos todo el producto y lo dejamos olvidado en su nuevo envase ¿Cuál es el problema? Que el contenido se ha “contaminado” al traspasarlo. Lo ideal es siempre utilizar toda la crema en el menor tiempo posible. Peor aún: hay quienes optan por echar lo que sobre en el frasco original ¡Gravísimo error!



Meterlo en la nevera. Sí, hay quienes cometen esta locura para que la crema esté “más fresca” (es como para reírse). Primero, las temperaturas extremas dañan la fórmula. Por algo las marcas se esfuerzan en poner en los envases la temperatura ideal a la que debe ser expuesto el producto. Segundo, tu piel sufre… y mucho. Con la exposición al sol nuestra piel se calienta y el contraste con alguna solución fría puede hacer que se “quiebre” produciendo resequedades, rojeces y hasta erupciones. La cremita siempre a temperatura fresquita natural.



Dar más prioridad al maquillaje. Hay quienes por no arruinar su maquillaje se atreven con cualquier cosa que no les proteja realmente de los rayos ultravioleta. Nadie te niega el derecho a estar guapa, pero el cuidado de la piel debe estar por encima de todo. Mi recomendación es que uses maquillaje con SPF, utilices spray con protector solar para el rostro y si te ves en la necesidad de desmaquillarte para aplicar bien la crema solar ¡Hazlo! Con el tiempo me agradecerás este consejo 😊


You Might Also Like

1 Comentarios