Mascarillas: 6 razones para usarlas a diario

By 27.11.17


Son aliadas infalibles del cuidado del rostro. Todas estamos conscientes de que las mascarillas faciales tienen enormes beneficios para la piel, pero la pregunta es ¿las usamos tan a menudo como deberíamos? Lamentablemente el ritmo de vida que llevamos hace que, a veces, sea un desafío recurrir a ellas.

Existe la creencia de que con utilizarlas una vez por semana es más que suficiente, pero nada más lejos de la realidad. Puedes aplicarlas a diario variando su finalidad. Por ejemplo, hoy puedes usar una para hidratar el cutis, mañana para nutrir, al otro día una para recuperar la luminosidad… y así. Las mascarillas nunca sobran, lo que sobran son nuestras excusas.

Confieso que a mí muchas veces me vence la pereza y pospongo su aplicación, acumulando muchas mascarillas (y de excelente calidad) en mi neceser ¿No te ocurre lo mismo? Si estás en la misma situación que yo te voy a dar varias razones y algunos consejos para que te motives a utilizarlas no una, sino más veces por semana:

1. Te permite hacer otras cosas mientras hace efecto ¡Pues claro! Si tuviésemos esto siempre en cuenta las usaríamos con más frecuencia. Lo que yo hago es organizarme: “Mientras hago X cosa, aprovecho a que la mascarilla haga efecto”. Y si no tienes nada pendiente, pues te relajas y te regalas esos minutos de relax ¿Acaso no te lo mereces?




2. Compra mascarillas naturales, así te verás obligada a utilizarlas antes de que caduquen. Pero ten cuidado, cualquier producto natural no es bueno ni tampoco cualquier mezcla que hagas en casa. Ya sabes: no te vayas a poner a inventar no sea que te hagas daño en el rostro.



3. Usa mascarillas que sean fáciles de aplicar y retirar. Recuerdo una vez que me regalaron una que era un dilema (por no decir otra cosa) ponérmela y quitármela. Me llevaba mucho tiempo y eso hacía que la pereza aumentara a niveles insospechados. Sé práctica. En el mercado hay miles de opciones que te facilitarán la vida.



4. Invita a tu pareja (o a tus amigas) a una sesión de belleza. Con esto no sólo contribuyes al cuidado de su piel (que muchos hombres ni se preocupan por ello), sino que además añades una actividad más en vuestra lista semanal de things to do.



5. Que no te avergüence decir que llevas una mascarilla puesta. Hay quienes se esconden de la humanidad cuando se las aplican y no hay razón para hacerlo. Si llega alguna visita, recíbela y cuéntale cómo te cuidas la piel. A lo mejor ella (o él) será tu próxima compañera de sesión de mascarillas.



6. Piensa en los resultados. A mí de sólo pensar lo bien que me queda la piel después de aplicarme las mascarilla, hace que me motive a utilizarlas. A veces estoy en la oficina y anhelo con ansias el momento de llegar a casa para dedicarme esos instantes de placer beauty.



Espero que estas razones sean suficientes para que te dejes de poner excusas para no incluir las mascarillas en tu rutina diaria de belleza, o por lo menos usarlas muchas más veces cada semana.

¿Tienes algún consejo? ¡COMPÁRTELO! Nos encantaría saberlo.

You Might Also Like

0 Comentarios