¿Tienen fecha de caducidad las cremas faciales?

By 15.2.17


La respuesta es sí. Todos los productos de cosmética y belleza tienen un tiempo de vida útil que debemos respetar si no queremos estropear nuestra piel.

A diferencia de los alimentos, cuando compramos algún producto de cosmética o cuidado personal no prestamos atención al tiempo de uso recomendado ni las indicaciones sobre su vida útil, la mayoría de las veces por completa ignorancia, ya que se ha hablado muy poco sobre el tema.

En el año 2005 la Unión Europea estableció, en colaboración con los fabricantes, unos parámetros sobre el tiempo de vida de estos productos. Estos parámetros se ven resumidos en una etiqueta que muestra lo que se conoce con las siglas en inglés de PAO (en castellano “período de tiempo tras apertura”). Seguramente la habrás visto muchas veces pero no te habrás percatado de su significado, pues eso es precisamente la “fecha de caducidad”.

Como verás en la imagen de abajo, el símbolo de PAO consta de bote abierto y la letra M junto con un número. La M significa meses y la cifra el tiempo. Si una de tus cremas tiene esta etiqueta, quiere decir que 12 meses es el tiempo que dura en condiciones óptimas una vez abierto.




Es importante aclarar que no se trata de una fecha de caducidad exacta, sino de una recomendación de uso que nos ayudará a aprovechar al máximo los principios activos de las cremas.

¿Por qué una vez abierto?

A estos productos, a diferencia de los alimentos –sigo con el mismo ejemplo--, no se les puede poner una fecha de expiración precisa porque estamos hablando de compuestos que no se destruyen mientras no estén expuestos a las condiciones ambientales, como la contaminación y los microorganismos que muchas veces dejamos en las cremas cuando las usamos.

Por esa misma razón no hay que confiarnos en que si el envase señala que el tiempo de vida útil es 12 meses, eso es lo que nos dudará la crema. Para que la fórmula se conserve y no se deteriore antes del tiempo estipulado es necesario además seguir estos pasos:

• Cerrar bien los envases.
• Utilizar una espátula en vez de las manos para sacar el producto de los frascos.
• Mantener los productos alejados del sol.
• No someter a los productos a temperaturas extremas (¡cuidado cuando vayas a la playa!).
• No compartir tus productos.
• No diluir las fórmulas ni mezclarlas con otras.
• Limpiar bien y con frecuencia las brochas con las que aplicas, por ejemplo, las mascarillas.
• Guardar todos los productos en un lugar limpio y fresco.

¿Qué pasa si uso una crema “caducada”?

Pueden suceder dos cosas. Que la composición química se haya deteriorado de tal manera que pueda hacer daño a la piel, provocando manchas, quemaduras, irritaciones, rojeces… En el mejor de los casos –y esto es muy frecuente—podrías caer en la trampa de pensar que el producto está haciendo efecto porque no has visto ninguna consecuencia negativa. Pero es totalmente falso. La fórmula está haciendo poco o nada en tu piel. Y esto podría no ser un gran problema si no fuese que dependemos de su efectividad para, por ejemplo, protegernos de los rayos del ultravioleta.

Parecerá una tontería pero es esencial prestar atención a este símbolo y cuidar nuestros cosméticos de manera adecuado. Esto no sólo hará que duren mucho más sino que además protejan nuestra piel adecuadamente.

* Foto: Shutterstock

You Might Also Like

1 Comentarios

  1. Esto hay que tomar nota, siempre esta ese dilema. Besos

    ResponderEliminar