Vitamina C, más efectiva si la aplicas en la piel

By 7.11.16


Eso de que la vitamina C es una de las grandes aliadas de la piel no es ninguna novedad. Durante décadas los dermatólogos y cosmetólogos nos han recomendado incluirla en nuestra dieta diaria para prevenir el envejecimiento prematuro de las células cutáneas y reducir al mínimo los efectos de los radicales libres. En un post que escribí hace tiempo cuento los beneficios de esta vitamina; en este voy explicar porque su efecto se multiplica si se aplica directamente sobre la piel.

Lo más usual es ingerir la vitamina C por vía sistémica, es decir, a través de los alimentos que consumimos --como el famoso zumo de naranja-- o bien sea mediante soluciones que se venden en farmacias. Sin embargo, en los últimos años numerosas investigaciones científicas han puesto en evidencia el enorme potencial de esta vitamina si se aplica directamente sobre la piel, bien sea con fines medicinales o cosméticos.

Uno de los estudios más recientes ha comprobado que la vitamina C aplicada tópicamente consigue niveles 30 veces superiores en la piel a los que se consiguen con la administración oral (alimentos, medicinas, soluciones…), según explica la profesora titular de Dermatología de la Facultad de Dermatología de la Universidad Complutense, la doctora Aurora Guerra Tapia, a la web Mundo Belleza.

Pero eso no es todo: también se ha demostrado que la vitamina C suministrada de esta manera puede permanecer durante 48 horas en la piel, lo que quiere decir que su efecto se puede prolongar hasta dos días.

Estos son, en síntesis, los beneficios de la vitamina C aplicada directamente sobre la piel:

• Funciona como fotoprotector biológico por su acción preventiva contra los radicales libres frente a la radiación ultravioleta.
• Induce la formación de colágeno.
• Potencia las acciones biológicas.
• Potencia los efectos de otros tratamientos.
• Ayuda a reforzar las defensas contra algunas patologías cutáneas.

¿Por qué ocurre esto?

Desde la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) explican que una alimentación considerada equilibrada puede resultar insuficiente para garantizar los niveles de vitamina C que una persona necesita, esto se debe a la escasa del ácido ascórbico que se pierde mayormente por la conservación, preparación y cocción de los alimentos.

Con el paso del tiempo, los niveles de vitamina C en nuestro cuerpo van disminuyendo lo que se hace necesario que aumentemos su ingesta (y ahora que lo sabes, su aplicación), no sólo para prevenir el envejecimiento de nuestra piel y tener un cutis más sano, sino también para fortalecer nuestro organismo frente a la amenaza de los radicales libres que tanto daño provocan con el paso del tiempo.

En un próximo post voy a hablar de los productos de uso tópico que recomiendo para dar a la piel ese toque extra de vitamina C que tanto necesita y que tanto bien nos proporciona ¡No te lo puedes perder!

You Might Also Like

2 Comentarios

  1. Yo la tomo en los alimentos y la aplico a la piel con los cosméticos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Yo la tomo, la aplico y la uso de muchas formas porque es lo mejor

    ResponderEliminar