Los infrarrojos: una amenaza oculta para la piel

By 25.7.16


Cuando nos hablan de los daños que provoca el sol en la piel siempre nos mencionan los rayos ultravioleta (UVA/UVB) dejando a un lado la radiación infrarroja (rayos IR), uno de los mayores causantes de los problemas en nuestra salud cutánea y de los que no nos protegemos adecuadamente, debido a que no hay una gran oferta de productos específicos para tal fin.

Los rayos IR suponen nada más y nada menos que el 59% de las emisiones que recibimos del sol. La mayor parte de estas radiaciones son del tipo A (IR-A), consideradas las más peligrosas porque alcanzan las capas más profundas de la piel, llegando mucho más allá que los rayos ultravioleta.

El principal daño que provocan estas radiaciones es un aumento de la temperatura en el tejido subcutáneo (hipodermis), calor que no llegamos a sentir porque no se manifiesta en la parte superficial de la piel. He ahí la razón por la que el peligro de los infrarrojos pasa siempre desapercibido, ya que a diferencia de los rayos UVA/UVB sus efectos no se detectan de inmediato ni de manera tan evidente.

¿Por qué son tan peligrosos?

Los rayos infrarrojos que recibimos cuando nos exponemos al sol, como he señalado anteriormente, aumentan la temperatura de las capas más profundas de la piel pudiendo superar los 40 grados, provocando lo que se conoce como estrés térmico.

Frente a esta situación, el cuerpo debe hacer todo lo posible para mantener el equilibro de la temperatura, pero es una lucha difícil de ganar porque el aumento térmico estimula la acción de los radicales libres, afectando nuestras células y hasta dañando el ADN cutáneo. Esto da pie a problemas como el fotoenvejecimiento, problemas como manchas e inflamaciones, y en el peor de los casos cáncer de piel.

Los efectos se ven en el largo plazo y, especialmente, si no nos protegemos adecuadamente de los rayos del sol.

Me olvido entonces de los rayos UVA/UVB

¡Por supuesto que no! Las radiaciones ultravioleta son muy dañinas para la piel y las principales causantes del cáncer. Lo que debes hacer es no bajar la guardia y buscar productos que también te protejan de los rayos IR. En este post, hay una selección de cremas solares para cuidar el rostro, algunas de las cuales contienen ingredientes contra los infrarrojos.

Por su parte, los médicos recomiendan utilizar productos antioxidantes que contengan la ya conocida coenzima Q10 y vitaminas como la C y E, o consumir los llamados alimentos antioxidantes como algunas frutas y verduras.

* Foto: Shutterstock

You Might Also Like

2 Comentarios