10 mitos más comunes sobre el cuidado de la piel

By 1.6.16


En el mundo de la belleza, la cosmética y el cuidado de la piel lo que sobran son leyendas urbanas. Teorías que han pasado de generación en generación sin que nadie se haya atrevido a desafiarlas. Es más, hay quienes las defienden a muerte aunque no tengan argumentos sólidos para hacerlo. Pero ahí siguen, creciendo en el colectivo femenino.

Especialistas en el cuidado de la piel han logrado tumbar algunos mitos y ya muchas marcas se están haciendo eco de ello para ayudar a educar a las mujeres en el cuidado de la piel. Estos son los 10 mitos más conocidos que han comenzado a desaparecer y que quizás en poco tiempo los demos por extinguidos:

• Lo natural es lo mejor.
Esto es una verdad a medias. El hecho de que un producto esté hecho con ingredientes naturales no garantiza que dé mejores resultados ¿Por qué? Porque la gente puede ser alérgica a activos naturales. Además, todo depende de la preparación y las mezclas que se hagan. Ha habido casos en los que muchas “creaciones” resultan ser muy dañinas para determinados rostros. Recomendación: si al igual que yo eres fan de lo natural, compra productos de marcas de confianza e conoce las propiedades de las plantas y activos naturales para que sepas qué es lo que viene bien a tu piel.

• El agua fría rejuvenece.
Que quede clara una cosa: el agua fría ni cierra los poros ni retrasa el envejecimiento. Las bajas temperaturas producen lo que se llama vasoconstricción, que no es más que el aumento de la presión y el flujo sanguíneo, lo cual hace que la piel y los músculos se estrechen. Eso, en su justa medida, trae una serie de beneficios para el cuerpo, pero eso no quiere decir que el agua fría sea la fuente de la eterna juventud.

• Mientras más mejor.
Si eres de las que crees que por aplicar más producto tendrás mejores resultados, estás perdiendo tu dinero. Existen algunas medidas estándares para la aplicación de cremas en cada parte del rostro, con las que podrás sacar provecho a las fórmulas y ahorrar mucho dinero.

• Una buena limpieza se logra frotando la piel
¡Cuidado con este mito! Para mí es la peor creencia que puede existir porque la acción de frotar, así sea un poco, es un atentado contra la salud de nuestra piel porque la hacemos incluso más vulnerable a las bacterias. Lo ideal darnos un suave masaje mientras limpiamos, así estimulamos la circulación, abrimos los poros y eliminamos las impurezas.

• Mientras más ingredientes lleve una crema, mejor.
Eso es falso de toda falsedad. Todo dependerá de si lleva los activos que tu piel necesita, por eso es necesario conocer bien tu cutis y los ingredientes que contienen los productos de cuidado facial.

• Para el cutis deshidratado lo mejor es beber mucha agua.
Es cierto que a la piel seca le viene bien un poco de agua pero eso es apenas una pequeña parte de lo que necesita para recuperar su hidratación.

• Exfoliar tres veces a la semana es lo ideal.
No existen reglas establecidas con respecto a esto. Hay pieles que no toleran tanta exfoliación y le viene bien hacerlo cada 15 días. Otras, en cambio, deben hacerlo semanalmente. Como siempre: todo depende de cada caso.

• Mi amiga me recomendó esta crema, entonces debe ser buena porque ambas tenemos el mismo tipo de piel.
Pues no. A ella le habrá ido de maravilla, a lo mejor a ti te causa granos o manchas. Existen miles de tipos de pieles secas, grasas, mixtas… Tu cutis puede ser seco pero sensible. Tu amiga seguro tiene una piel más fuerte y por eso le viene bien determinado producto. Las recomendaciones son muy valiosas pero debes investigar un poco más antes de comprar cualquier crema.

• Para mejores resultados es necesario usar una línea completa de la misma marca.
Eso es una verdad a medias. Si es un tratamiento muy específico (contra las manchas, el acné…) es recomendable usar todos los productos de una línea porque será la combinación de todos sus activos lo que te dará el resultado que buscas. Pero para tratamientos de cuidado diario, puedes jugar con diferentes marcas.

• Los cosméticos dejan de ser efectivos cuando los usas mucho tiempo porque la piel se acostumbra.
¡Nada más lejos de la realidad! De ser cierto, no podrías utilizar más nunca cremas con colágeno y elastina, activos presentes en casi todos los tratamientos de cuidado facial. Lo que debes tener en cuenta es que tu piel cambia y, por tanto, sus necesidades son diferentes, eso hará que con el tiempo debas cambiar de productos y usar aquellos que se adapten más a las circunstancias.

You Might Also Like

4 Comentarios

  1. Yo siempre había oido el mito de tener que cambiar de crema, porque la piel se acostumbraba a ellos y no daría el mismo resultado..
    Gracias y Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cambio de cremas periódicamente, pero porque me gusta cambiar no porque crea en eso de que la piel se acostumbra. Creo que todo depende de cada piel. Besitos

      Eliminar
  2. me los creo todos jejejeje

    ResponderEliminar
  3. buenos consejos que terminan con ideas predeterminadas, gracias

    ResponderEliminar