Una aventura en la Maison Lancôme

By 28.3.16


Es un lugar exclusivo, elegante, mágico y lleno de secretos que se ha convertido ya en una tradición en Madrid y en un espacio donde sólo pueden entrar aquellas que sienten la belleza como una pasión, como un modo de vida.

La Maison Lancôme ha llegado en su sexta edición a la capital de España, esta vez, rindiendo homenaje a la vida misma, porque La vie est belle.

He estado allí gracias a la invitación de la revista Mujer Hoy y he podido sumergirme en el mundo Lancôme y experimentarlo de una forma que jamás me hubiese imaginado. Este año la maison ha estado emplazada en el Palacete de Carlos María de Castro, en una de las zonas más exclusivas de Madrid.

Una vez que la puerta es abierta entras en una atmosfera donde se conjugan la tranquilidad y la sofisticación, pero también lo más emblemático de la vida chic de París. Es una amalgama de sensaciones que te transportan a otro mundo.

Seguramente tu primera pregunta es: ¿Cómo es la maison? Es fascinante. Es como estar un piso parisino de varias zonas perfectamente bien definidas y convertidas en un showroom que exalta los valores de Lancôme.

El primer espacio que te encuentras es un café al más puro estilo de Les Champs-Élysées, donde pudimos degustar algunas exquisiteces francesas.

Seguidamente, y dejando a un lado por un momento la escalera, nos encontramos con La Biblioteca, un espacio con colores completamente distintos y vistas al jardín para que te puedas relajar mientras te sientas en sus cómodos sofás y sillones ¿Y por qué no? Mientras lees una buena revista.



Justo al subir la escalera tenemos una zona dedicada a la naturaleza con un pequeño showroom con los más recientes lanzamientos. A la derecha, se encuentra el laboratorio, un pequeño salón de los grandes secretos, porque ahí sólo pudimos entrar unas pocas para conocer la nueva línea que llegará en mayo a todas las tiendas de España ¿Que cómo se llama? Lo siento, no lo puedo revelar ¡Qué más quisiera! Sólo te diré que son productos para el cuidado facial que dejan una sensación muy fresca y suave en la piel.



Ahora entramos en el bar, la zona de los cócteles y de la diversión, del shake it off. No, no pienses mal, nadie se ha emborrachado porque no hemos probado ni una gota de alcohol. Lo único que hemos “meneado” han sido los nuevos gloss, los Juicy Shaker, cuyo líquido viene un pequeño frasco en forma de coctelera. Para usarlo, tienes que agitarlos y… voilà! Todos tienen olores a diversas bebidas que nos recuerdan a los días de juerga y a lugares exóticos.





El próximo destino --que estaba justo al subir otra escalera-- ha sido la Escuela de Maquillaje de Lancôme, creo que el más esperado por todas las visitantes porque es ahí donde el reconocido maquillador Roberto Siguero nos ha dado un taller de automaquillaje y nos ha revelado algunas tendencias para la próxima temporada. Roberto es todo un maestro, no sólo por todo lo que sabe, sino por la forma cómo lo transmite.




Una vez maquilladas, nos han dado una última sorpresa: han abierto las puertas de un espectacular salón con varios chandeliers en el medio que daban un toque mágico y, a la vez, sofisticado, como si estuvieses en un palacio moderno sin perder el estilo clásico que tanto nos encanta. Pero eso no es lo único que nos ha dejado boquiabiertas. Hemos visto y tocado el vestido que Julia Roberts ha utilizado en el último spot del perfume que se ha convertido en un clásico para la marca: La vie est belle. Ha sido una experiencia de sensaciones más que de acciones.



No cabe duda que Lancôme sabe que a una mujer se le conquista por lo que siente. Y con esta maison ha demostrado que es capaz de cautivarnos para que nos sintamos bien con nosotras mismas y con nuestro entorno porque, a fin de cuentas, la vida es bella.

You Might Also Like

5 Comentarios

  1. que bonita!!!!!!! has cuando se puede visitar????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paloma. Pues ya ha cerrado :-( y sólo se puede ir con invitación. Pero no te preocupes, que seguramente el próximo año regresa y podrás visitarla. Un beso.

      Eliminar
  2. Una maravilla. Me fascinó !! Me alegré de volver a verte Rebeca.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me dio mucho gusto verte, Mariangeles. Espero que podamos volver a coincidir en otras actividades. Un beso

      Eliminar
  3. Yo fui hace tres años a la Maison y me enamoré quedé prendida de ella, lo que no sabía es que se "movían" cada año o año y algo...

    ResponderEliminar