10 errores que debes evitar para no arruinar tu rostro

By 31.3.16


Cada vez somos más conscientes de la necesidad de cuidar nuestro rostro. Y es que nuestra principal carta de presentación merece lo mejor. No podemos negar que estamos muy preocupadas por la salud de la piel pero aun así seguimos cometiendo algunos errores en el cuidado facial que, aunque parezca mentira, son muy comunes y que, poco a poco, y sin saberlo, están arruinando nuestro cutis.

Entre los fallos más comunes, según los expertos, destacan:

1. No conocer realmente nuestro tipo de piel. Es el paso esencial para iniciar una rutina de belleza adecuada. La cuestión es que muchas no tienen idea de qué tipo de piel tienen y se atreven a aventurar diciendo lo que creen (o sienten). Como consecuencia, terminamos escogiendo erróneamente las cremas y eso, a la larga, puede alterar hasta el pH natural de la piel. Lo mejor es que una experta te asesore. Otra cosa muy importante: compra productos de calidad y marcas de confianza. Si mañana te ocurre algo, ya sabes a quién reclamar.

2. Alterar la rutina sin ningún motivo. Hoy me aplico hidratante, mañana no; hoy prescindo de la crema de noche, total, no es tan necesaria; contorno de ojos ¿por qué a diario?; hoy usaré crema cinco veces ¡Y diferentes! Mi piel lo necesita... Todas esas prácticas hacen que la piel no reciba el cuidado que necesite y termine debilitándose.

3. El protector solo en verano (y si acaso). Y digo “si acaso” porque es que hay quienes ni en verano aplican a diario una crema solar. Por más de que inundemos nuestro cutis de todo tipo de productos, si no creamos una barrera contra el sol la piel sufrirá y envejecerá más rápido de lo que le corresponde.

4. Abusar de la exfoliación. Esta práctica se ha convertido en una obsesión para muchas que creen que mientras más exfolies más limpia y sana estará la piel. Ese precisamente es uno de los grandes mitos que existen en torno al cuidado facial y que provoca consecuencias como las arrugas prematuras.

5. Desconocimiento de la composición de las cremas. Es una crema para piel seca + Yo tengo la piel seca + Esta crema me viene bien = Consecuencias impredecibles. Esta es la ecuación que generalmente usamos al no tener idea de ingredientes (y por lo que mencioné en el punto uno). Es necesario conocer algunos de los activos más usados en la fabricación de fórmulas y, muy especialmente, tener conciencia de cuáles son los que nos producen alguna reacción adversa.

6. Aplicar en abundancia. Muchas son de la filosofía de que “mientras más mejor”. Eso es un mito muy extendido y resulta que tiene consecuencias bastante negativas para la piel porque el exceso de producto puede obstruir los poros y hasta provocar granos. Todo en su justa medida.

7. No desmaquillarse (o hacerlo mal). Irse a la cama sin desmaquillarse es más común de lo que crees. Hay quienes lo hacen pero no correctamente. El maquillaje puede hacer mucho daño si no lo removemos adecuadamente ni aplicamos posteriormente un tratamiento. Recuerda también que la piel necesita productos especiales para no alterar su pH ni sus niveles de grasa. Así que no uses un jabón cualquiera y cuida mucho la temperatura del agua. Lo he dicho muchas veces en este blog: para el rostro, ni agua fría ni caliente.

8. Experimentar con tratamientos. Nos sale un grano y ¡hala! A improvisar con cualquier locura que se nos ocurra o que veamos en YouTube. En estos casos suele ser peor el remedio que la enfermedad, así que nada de recurrir a medidas desesperadas y ni a experimentos inventados por otros.

9. Descansar poco. El sueño es el mejor amigo de un rostro sano. Dormir entre seis y ocho horas diarias es y será siempre lo más adecuado (no lo digo, lo dicen miles de estudios médicos). Mala alimentación.

10. Somos lo que comemos ¿Cuántas veces lo hemos escuchado? Aprende a comer los alimentos que estimulen la producción de colágeno y elastina, o que aporten más vitaminas. Hay muchos que puedes incluir fácilmente en tu dieta diaria y así hacerle la guerra a los radicales libres.

You Might Also Like

2 Comentarios