Las cuatro claves para tener una piel sana

By 27.2.16


Tener una piel sana es más fácil de lo que piensas. Eso sí, requiere cambiar algunos hábitos e introducir algunas costumbres que, lejos de ser una carga, son pasos sencillos que pueden ajustarse a nuestra vida diaria sin ningún tipo de trauma.

Son cuatro las claves que garantizan que tengamos un rostro sano, radiante, luminoso, lleno de vida... pero lo más importante: sano. Si logramos el último objetivo podemos garantizar la elasticidad y la firmeza que nuestra piel necesita para estar siempre radiante.

Limpieza

Debes limpiar tu rostro todos los días, pero no con cualquier jabón. Existen decenas de limpiadoras en diferentes formatos: crema, líquido, espuma, gel… creadas para cada tipo de piel. Elije aquella (o aquellas, pueden ser varias) que dejen la piel más fresca, suave y limpia. No olvides que debes limpiar tu rostro al menos dos veces al día (mañana y noche). El maquillaje debes retirarlo siempre y con productos especiales, nunca obvies este paso.

Hidratación

La hidratación es vital para que la piel no se arrugue. Por eso, después de la limpieza lo ideal es colocarse alguna crema que hidrate tu piel. Ya verás cómo tu piel adquiere una textura suave, elástica y de apariencia muy sana. Por la noche, la piel pierde agua, así que es muy importante usar una crema que hidrate y nutra la piel mientras duermes. Para una hidratación completa debemos beber una media de ocho vasos de agua al día, además de comer frutas y verduras.

Protección

Sea verano, otoño, invierno o primavera, la protección solar debe ser algo obligatorio (en este post te explico las razones por las que debes proteger tu piel del sol todo el año). La mayoría de las cremas faciales contienen filtros contra los rayos UVA/UVB, además de ser excelentes antiarrugas. Esto te permite llevar a cabo tu tratamiento antiedad sin prescindir de la protección contra el sol. En verano o si vas a la playa aumenta la protección y procura hidratarte más a menudo. Que nunca se te olvide utilizar gafas y algún sombrero que evite que la piel reciba sol directamente.

Nutrición

No hacemos nada con invertir mucho dinero en cremas y lociones si no cuidamos lo único que va a garantizarnos una piel sana y hermosa: nuestro propio cuerpo. Quizás lo habrás escuchado mil veces pero es una verdad en toda regla: una buena alimentación es la base de nuestra belleza. Todo lo que comemos se refleja en la piel.

Nuestra piel es la esponja que lo absorbe todo. Fumar, beber café en exceso y una dieta alta en grasas no hacen más que destruir nuestro tejido cutáneo. En cambio, comer frutas y verduras frescas, beber agua, apartar lo más que se pueda los refrescos, ingerir fibra y hacer ejercicios son claves para la salud del cutis. Si tenemos una alimentación balanceada las cremas que utilicemos tendrán incluso un mejor efecto en nuestra piel y los resultados serán más que sorprendentes.

Las mascarillas --especialmente las naturales-- son excelentes aliadas porque también aportan los aceites, nutrientes, vitaminas, aminoácidos y las grasas que son necesarias para el cutis. Eso sí, ten mucho cuidado a la hora de elegir las cremas y las mascarillas. Recuerda que sólo debes usar aquellas indicadas para tu tipo de piel. Nada de ponerse creativa.

You Might Also Like

1 Comentarios

  1. Me tengo que poner a nutrir la piel eso no lo hago.
    Gracias por el consejo

    ResponderEliminar