Tratamientos de belleza de las japonesas: ¿Por qué son tan famosos?

By 10.9.15



Asia se ha convertido en los últimos años en el centro de las miradas de las que somos amantes de la belleza, el maquillaje y el bienestar. Japón, muy especialmente, es el centro de todas las miradas. Si ahora alguien nos dice que ha salido algo nuevo en Japón para mejorar la firmeza del rostro seguramente saldremos corriendo a buscarlo en Internet y, aunque no entendamos nada de cómo va, despierta mucho interés y curiosidad.

¿A qué se debe tanta fascinación por los rituales de belleza japoneses? La respuesta a esta pregunta es muy simple: son efectivos y no suponen grandes inversiones. Encontrar a una japonesa arrugada y con la piel dañada es más difícil que hallar una aguja en un pajar. Y he ahí el motivo por el cual las occidentales se han interesado en copiar sus métodos.

Un vistazo al tratamiento

Lejos de lo que muchas puedan pensar, el secreto de las japonesas no está en todos esos artefactos “raros” que vemos en Internet y de los cuales hablaré en otro post. Su efectividad radica en cómo limpian, hidratan y aplican las cremas, y ese proceso es más fácil y rápido de lo que puedes imaginar.

Se trata del Ritual Saho que consiste en multiplicar por dos la rutina: doble limpieza, doble hidratación y doble aplicación.

Limpieza en dos fases

Esta técnica la llevo aplicando durante muchos años (antes de conocer el ritual, incluso) y puedo asegurar que es más efectiva de lo que imaginas. Como primer paso, las japonesas aplican productos especiales para retirar el maquillaje y el exceso de grasa. Luego, limpian los residuos del desmaquillante con un producto más jabonoso que también ayuda a eliminar otras impurezas como el polvo y las bacterias.

De entrada, podrías pensar que este paso resecará aún más tu piel, pero no es así. La clave está en utilizar fórmulas suaves como una espuma limpiadora para pieles secas. Haz la prueba y verás que tu cara quedará mucho más limpia y fresca.

Un tónico diferente

Nuestro siguiente paso sería el tónico, pero ellas no manejan el mismo concepto que en Occidente. Las japonesas aplican en cambio una loción equilibrante e hidratante, muy suave y muy similar al sérum. Su objetivo es, básicamente, ayudar a la absorción de las cremas que forman parte de nuestro tratamiento.

Shiseido, la firma nipona más conocida en el mundo, ofrece en España este tipo de fórmulas que sustituyen al tónico tradicional y que dejan la piel bastante suave.

Aquellas que tienen tiempo, bien sabemos que la vida en Japón es muy agitada, utilizan una toalla humedecida en agua caliente --lo que se conoce como Oshibori-- para relajar la piel desde adentro y los músculos del rostro y, a la vez, abrir los poros. Esta es una técnica que se ha extendido en los spas y centros de estética del mundo por sus extraordinarios resultados.

Calentar las cremas

No, no tienes ni que encender la cocina ni utilizar el microondas. Se trata de aumentar ligeramente la temperatura de las cremas frotándolas con las manos antes de aplicarlas con un suave masaje circular. El secreto está en finalizar la rutina ejerciendo cierta presión sobre la piel para la fórmula actúe con más efectividad, lo supondría un segundo masaje.

Las cremas que básicamente utilizan son hidratantes con alto protector solar y por la noche hidratantes regeneradoras (siempre hidratación). En ningún momento se olvidan del contorno de ojos y cuidan mucho, muchísimo, el surco nasogeniano (el arco de la boca) con masajes y hasta productos específicos como mascarillas.

Otra de las claves del ritual es el colágeno. Sus productos tienen altas dosis de esta proteína y muchas mujeres niponas incluso lo ingieren mediante fórmulas especiales que han creado algunas cosméticas y farmacéuticas. Tampoco abusan del maquillaje, aunque sí es cierto que de vez en cuando cometen algunas “locuras” como poner pegatinas en los párpados.

La alimentación es clave y es ahí donde realmente nos ganan. Su dieta diaria es baja en grasas, rica en proteínas naturales y en omega 3, lo cual contribuye enormemente a la salud de su piel y de su cuerpo en general.

¿Te atreves a probar este ritual? Lo de frotar las cremas es una excelente idea que seguro en invierno reconforta mucho la piel.

Conoce los gadgtes más curiosos de la cosmética japonesa.

You Might Also Like

0 Comentarios