Cocinando belleza en LUSH Kitchen

By 22.9.15



En LUSH los productos no se fabrican… ¡se cocinan!

Directamente desde Inglaterra, nos han visitado los chefs de LUSH Kitchen, un lugar muy especial donde se cocinan grandes ideas para cuidar nuestra piel y todo el cuerpo.

Se trata de un laboratorio muy creativo donde sólo podrás encontrar productos exclusivos o quizás algún futuro lanzamiento. Lo que allí se prepara se vende ese mismo día y ¡adiós! Más nunca lo volveremos a ver, salvo que tenga un gran éxito y sea aclamado por el público. Es como la comida de mamá: hace algo hoy y si los niños suplican un poco, mamá nos complace y lo vuelve a hacer.

¿Por qué esta filosofía? Porque los productos son muy frescos, hechos a mano y difícilmente pueden durar muchas semanas. Por eso, sólo hacen lotes de máximo 400 unidades para distribuir desde su cocina en Dorset a decenas de países en todo el mundo. Estamos hablando de una exclusividad extrema.

Quizás creas que tanta exclusividad suponga un coste muy alto y muchas complicaciones para poder hacerte con esa crema o loción que deseas. Pues no es así. Sus precios son más bajos de lo que crees y lo único que debes hacer es estar muy atenta a la web de LUSH Kitchen para que conozcas el menú del día y así poder hacer tu pedido. Todos los días verás ideas nuevas y muy originales.

La cocina en Madrid

Como comenté al comienzo, los chefs de LUSH Kitchen estuvieron en Madrid para presentarnos su rincón de gastronomía cosmética y revelarnos los secretos de algunas de sus fórmulas. A mí me tocó participar en la preparación de la Enzynamite, una limpiadora facial en crema con un olor y una textura exquisitos.

Ese día, todos nos hemos puesto un delantal, hemos cogido los cuchillos y ¡hala! A cortar y mezclar los ingredientes bajo la tutoría de tres expertos de LUSH Kitchen: Aaron, Sophie y Pete, quienes han regresado a Inglaterra no sin antes haber aprendido algunas palabras muy propias de nuestro léxico.

Como su nombre lo indica, Enzynamite es un cóctel explosivo de enzimas naturales proporcionadas por sus muy naturales ingredientes: lima, piña, papaya, germen de trigo y caolín (una arcilla con alto poder absorbente). Contiene un toque de glicerina para humectar la piel y el olor proviene líquido cuya fórmula es un secreto sumarial.

Yo he tenido que cortar varios trozos de piña y 40 gramos de lima. Esto último ha sido lo más complicado. Nunca me imaginé que picar lima fuese tan difícil, sobre todo porque no podía pasarme del peso establecido en la receta. A otros compañeros les ha tocado mezclar el caolín y pesar la glicerina. Pero todos, todos sin excepción, hemos tenido que envasar nuestra limpiadora, etiquetar los envases y empacarlos. Tal y como lo hacen los chicos de LUSH con todos los productos que compramos en la tienda.

Ha sido Ha sido una experiencia muy divertida y muy interesante porque hemos podido conocer por dentro a esta marca sinónimo de frescura y naturalidad, pero además nos hemos hecho con nuestro bote de Enzynamite, un producto que no se vende en tiendas porque sólo se fabrica eventualmente en LUSH Kitchen. Una pena porque la limpiadora es extraordinaria, deja la piel muy limpia y suave. Es ideal para el día a día.

A continuación podrás ver algunas fotos que he tomado disfrutando de esta experiencia en la sede de LUSH Spa en Madrid, un rincón espectacular de relajación y bienestar.












You Might Also Like

0 Comentarios