Lectura dominical y protección solar con Babé

By 20.7.15


¿Cuándo y dónde utilizar protectores solares? Voy a responder a esta pregunta contando brevemente parte de lo que he vivido un domingo cualquiera de verano.

Desde Laboratorios Babé me habían enviado un pack de productos de su línea de fotoprotección dirigida a las pieles más sensibles para que viva una “experiencia Babé” veraniega. Me sobraban las ganas de probarlos y contaros mi experiencia, sin embargo, no tengo planes de ir a la playa y yo con las piscinas no me la llevo muy bien, así que recordé los consejos que siempre doy sobre la importancia de utilizar protección solar a diario, en cualquier lugar y cualquier momento.

Fue entonces cuando decidí coger la obra maestra Pride and Prejudice e irme al parque a leer un buen rato, no sin antes meter en el bolso mis cremas solares Babé, una toalla pequeña, mis gafas de sol y mi botella de agua mineral (la hidratación primero que nada).

Además de la buena lectura, me ha encantado la sensación que me han dejado los productos Babé. Nunca había utilizado fórmulas con SPF tan suaves y delicadas. No te impregnan con ese “olor a playa” que tienen muchos solares, sino por el contrario, es una fragancia que pasa desapercibida. Después de un par de horas de sol, la piel se siente suave y sin efecto tirante.

Nuevo fotoprotector facial SPF 50+

En mi opinión, la aplicación de las cremas debe comenzar por la cara, aunque cada quien define la rutina de acuerdo a sus necesidades. El nuevo fotoprotector facial de Babé tiene una textura muy ligera que se funde perfectamente con la piel sin dejar sensación grasa. El rostro queda suave y con una tonalidad uniforme, incluso después de haber tomado el sol, gracias a ese toque de vitamina E que tanto favorece la salud de la piel.

Su protección es de amplio espectro porque bloquea las radiaciones UVA/UVB, ayudando a prevenir el fotoenvejecimiento, las quemaduras solares y las antiestéticas manchas. Tiene además doble acción: calmante y antioxidante, con su ya conocido complejo calmante Babé. No contiene parabenes ni alcoholes ni colorantes ni aceites minerales.

Difícilmente vas a desperdiciar el producto –algo que ocurre mucho con las cremas—ya que tiene una cánula que dosifica muy bien el contenido y, lo mejor de todo, es que no gotea.



Lo puedes llevar en el bolso para que no se te olvide aplicarte un poco en la cara cada dos horas, limpiándola previamente con una toalla. Yo lo he hecho y la sensación de suavidad iba aumentando pese a los estragos que puede causar el sudor sobre la piel.

Fotoprotector Wet Skin

Como ya dije, no he ido ni a la playa ni a la piscina pero sí me ha tocado sudar el calor del veranillo madrileño, lo cual me permitió conocer ese efecto “wet skin” del que tanto presume el fotoprotector corporal en spray de Babé.

Se aplica como cualquier protector en spray y lo que más me ha asombrado es lo rápido que se absorbe, tanto la primera vez que lo colocas como cuando te toca reaplicarlo con la piel humedecida por el agua o el sudor. Lo recomiendo a las personas que les encanta hacer todo tipo de deportes porque no tenéis que secaros para reutilizarlo y esto os ahorrará muchísimo tiempo.

El frasco –que pesa muy poco, por cierto—tiene un dispensador en spray que se puede utilizar en cualquier posición: boca arriba, boca abajo, en vertical, horizontal… con la garantía de que siempre va a pulverizar de forma continua y homogénea.

Lo que aconsejo es aplicar poco a poco en cada zona: rociar una parte del cuerpo y masajear suave y rápidamente para que la piel lo absorba bien. Parece complicado y tedioso, pero en realidad es más fácil y rápido de lo que crees, gracias a la forma del frasco y lo ligero del líquido.

La protección es de SPF 50 y también tiene doble acción: antioxidante y calmante. Previene el fotoenvejecimiento y las quemaduras.

Aloe vera como after sun

La particularidad que tienen estos productos que acabo de describir es que no dejan la piel tirante y seca después de la exposición solar. Sin embargo, aunque no lo veamos ni sintamos, la piel sufre de alguna manera el impacto de los rayos ultravioleta y requiere cuidados especiales.



El gel de aloe vera de Babé es un complemento que encaja perfectamente en el ritual de belleza después de tomar el sol: hidratada, calma, refresca y regenera en caso de quemaduras suaves y rojeces. Se puede usar en rostro y cuerpo, y no importa tu tipo de piel porque se trata de una fórmula no grasosa hecha en su totalidad con aloe vera y un toque manzanilla, uno de los grandes aliados de las pieles sensibles.

Una vez que lo aplicas sentirás la piel reconfortada, suave y fresca. Es el mejor antídoto después de un día de mucho sol.

Lo ideal es utilizarlo tras la limpieza facial antes de irte a dormir o después de regresar de la playa o la piscina. Aunque puedes aplicar un poco en las zonas afectas por rojeces, quemaduras e irritación mientras tomas el sol, eso sí: nunca prescindas de los productos con SPF para protegerte del sol. Este gel sería, en este caso, un complemento.

La protección solar debe ser diaria y debemos tenerla en cuenta cada vez que salgamos de casa. Es comprensible que a muchos os cueste incluir todos estos productos en la rutina de belleza, pero tenemos que hacerlo, recordad que la piel tiene memoria y más adelante nos puede pasar factura por haberla descuidado.

Una de las cosas que precisamente me ha fascinado de esta combinación de productos Babé es la facilidad y la rapidez con la que se aplican, especialmente el spray corporal, que en menos de un par de minutos te permite cubrir casi todo tu cuerpo.

Ahora sí ¿os animáis a utilizar protección solar TODOS LOS DÍAS en la ciudad, la playa, el campo y dónde sea?






You Might Also Like

3 Comentarios

  1. ME HABLAN SIEMPRE DE ESTA MARCA Y NUNCA LA HE PROBADO. QUISIERA PROBAR ALGO, LA FACIAL POR EJEMPLO. PARA ESTE VERANO LO HARE. GRACIAS POR EL POST

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo los productos para los niños y estoy encantada, no los cambio por nada. Babé es una marca española que merece la pena apoyar. Yo lo hago ;-)

    ResponderEliminar