Cosas que deberías saber sobre tu protector solar

By 10.7.15



Es un producto indispensable para la salud de nuestra piel y es poco lo que en realidad sabemos sobre él. Hablo del ya tan mencionado protector solar y todos los entramados que hay detrás de sus fórmulas.

Es mucho lo que se podría decir sobre las cremas con filtro solar, sin embargo, hay ciertos aspectos que es importantísimo conocer y algunos mitos sobre la protección solar que debemos tumbar antes de aventurarnos a comprar un producto para protegerte contra los rayos solares.

1. SPF es Factor de Protección Solar. Sí, quizás ya muchas lo sabíais, pero recientes estudios aseguran que menos de la mitad de las personas conocían realmente el significado de esas siglas. Increíble pero cierto.

2. La protección total es falsa de toda falsedad. La normativa europea establece que la protección máxima es de SPF 50+ porque bloquea el 98% de los rayos UVB. Lo demás es publicidad.

3. ¿Protección contra los rayos UVA? No todas las cremas solares la tienen y en esto hay que tener mucho en cuenta. Ahora muchas fórmulas han incorporado estos filtros. Así que cuando vayas a comprar un producto ten mucho cuidado que diga protección UVB/UVA… y de ser posible también contra infrarrojos.

4. SPF 15 + SPF 50 no es igual a SPF 65. Esa suma aquí no cuenta. Si aplicas varios protectores solares unos encima de otro al mismo tiempo lo que puedes hacer es borrar el efecto de uno de ellos. Por tanto, si quieres tener una verdadera protección aplica sólo una crema solar a la vez. Si lo deseas, pasadas unas horas cuando te toque reaplicar o después de que salgas de la playa o piscina, puedes utilizar otro producto.

5. La crema del cuerpo no es buena para la cara. Hay quienes insisten en que sí pero eso es una gran mentira. El rostro necesita un cuidado especial y por eso existen una infinidad de cremas faciales con una fórmula delicada que protege la piel de la deshidratación. Las cremas para el cuerpo suelen ser más grasosas y eso puede producir granos y espinillas.

6. Cualquier protector no es bueno para todas las pieles. Mientras más clara sea tu piel necesitas un SPF más elevado, sin embargo, hay que tener en cuenta también las pieles sensibles y para ellas hay empresas que han diseñado productos especiales.

7. Mientras más protección te pongas mejor. No te cohíbas cuando estés aplicándote el protector. Para que tengas una idea de cuánto necesitas, crea dos líneas de crema en tus dedos índice y medio. Eso es lo que necesitarás, por ejemplo, para el antebrazo.

8. Si es a prueba de agua, mejor que mejor. Las fórmulas waterproof son un invento sensacional porque ayuda a mantener más tiempo la crema en el cuerpo.

9. No existe una presentación mejor o peor que otra. Sea aceite, loción, crema, spray… uses lo que uses lo que cuenta aquí es la aplicación y si esto lo haces correctamente, da igual el tipo de producto, siempre y cuando sea de calidad y contenga un SPF adecuado para tu tipo de piel.

10. Las mejores no son las que venden en farmacias. En esto de los productos de cuidado personal se debe aplicar siempre la palabra “depende”. Los productos de farmacia y parafarmacia atienden otro tipo de necesidades –además de la protección solar—y eso los hace más atractivos, pero no quiere decir que una crema comercial cualquiera no tenga la misma calidad a la hora de ofrecer un paraguas frente a los rayos UVB/UVA.

11. Las cremas solares caducan. Esto lo he dicho mil veces y es importantísimo que lo toméis en cuenta. No puedes utilizar las cremas solares que te sobraron del verano antepasado porque la mayoría –casi todas, diría yo—pierden su efectividad a los 12 meses. Si a eso le añadimos que han sido expuestas a las altas temperaturas de la playa, a la arena, a los cambios de clima… la cosa empeora. Si el año pasado compraste una crema y nunca, jamás de los jamases, la abriste, entonces te puede servir perfectamente para este año SIEMPRE que el fabricante no diga lo contrario.

¿Tienes más claro ahora eso de las cremas solares? Espero que este post te haya ayudado y que ahora estés mucho más consciente de los productos que utilizas.

¡A seguir disfrutando del verano!

Foto: Shutterstock - Free Digital Photos.

You Might Also Like

0 Comentarios