El agua de mar: un gran amigo de tu piel

By 3.7.15

Llega el verano y siempre escuchamos hablar de las consecuencias que tiene para nuestro cuerpo ir el hecho de ir a la playa: que si tomar el sol en exceso es perjudicial, que si la arena daña la piel, que si tanta agua salada produce resequedad… pero no todo es tan malo como lo pintan. Un chapuzón en el mar es más saludable de lo que muchas os imagináis y a continuación os voy explicar por qué.

El mar es una fuente de salud para la piel. Médicos, especialistas y grupos de investigación --como los famosos Laboratorios Quintón-- aseguran que el agua de mar tiene potentes beneficios para aliviar afecciones cutáneas y articulares. Además es muy útil en los procesos de renovación celular, hidratación, exfoliación, limpieza y desintoxicación.

Si muchas no lo sabíais, el agua de mar se ha puesto muy de moda en los últimos meses, especialmente desde que se supo que Rafa Nadal, nuestro querido tenista, recurrió a una bebida hipertónica hecha en España, que no es más que una ampolla de agua de mar filtrada, cuando se sentía deshidratado en un partido de tenis.

Su fama no ha surgido de la nada. El agua de mar contiene 78 elementos de la tabla periódica, todos muy necesarios para la salud del organismo. De ahí, sus invaluables beneficios:

• Tiene importantes propiedades antibióticas que ayuda en los procesos de cicatrización de la piel.
• La combinación de la arena y la sal ayudan a exfoliar la piel.
• Nadar en el mar (o simplemente flotar) ayuda a relajarnos gracias al yodo presente en el agua.
• Los baños marinos contribuyen al alivio de los dolores de las personas que sufren artrosis.
• Ayuda a tener un cuerpo más joven. El agua de mar tiene uno 38 gramos de sales minerales por litro, muy parecidas a las sales disueltas en la sangre. Al beber agua de mar (que más de una vez lo hemos hecho por accidente), estamos hidratándonos de forma natural y recuperando esos minerales que han perdido las células cuando envejecemos. Pero además, creamos en el cuerpo la necesidad de agua dulce, con lo cual compensaremos la hidratación que el organismo requiere para mantenerse joven y saludable
 • El agua de mar es fuente de oligoelementos que nutren la piel y mantienen saludables los tejidos y las mucosas.
• Si sufres de alergias o eccemas, el agua de la playa es un buen aliado en el proceso de curación.
• El oleaje beneficia articulaciones y músculos, y estimula la circulación (siempre y cuando no sea fuerte, claro está).

Recomendaciones 

• No te bañes una vez que llegues a la playa. Espera un rato a que el cuerpo se aclimate.
• Procura hacer baños cortos, inferiores a 30 minutos, así la piel descansará y podrá recomponerse cuando reapliques el protector solar.
• Después de un día de playa, lava bien tu cuerpo con un jabón suave y un champú adecuado para tu cabello. Todo esto ayudará a quitar los restos de sal y arena.
• Hidrata tu piel… ¡De los pies a la cabeza! Muchas veces la flojera nos vence y olvidamos aplicar crema hidratante, he ahí la razón por la que después de las vacaciones sentimos la piel áspera, con falta de vida y hasta agrietada. Si aplicamos a diario una hidratante la piel sufrirá menos porque además podrá repararse durante la noche y, de esta manera, estar preparada para un nuevo día de sol. • Utiliza un protector solar que no sea pegajoso. Una de las causas por las que la piel sufre tanto cuando va a la playa es que las cremas solares son pegajosas y eso atrae más arena que nos irrita y hasta rompe la piel.
• ¡No abuses de la exfoliación! Si ya el mar está cumpliendo esta función de una forma natural ¿Para qué someter a la piel a tanta abrasión?
• Y por supuesto: no olvides beber mucha agua potable y comer frutas y verduras.

Después de comentar todo eso sólo me queda desearos unos días de playa inolvidables… y saludables.

You Might Also Like

1 Comentarios

  1. me gusta mucho bañarme en la playa pero me deja la piel seca, es verdad que no uso mucha hidratante pero lo ahre este verano lo prometo!

    ResponderEliminar