Polifenoles, un arma infalible contra la oxidación de la piel

By 4.6.15

Si hay algo que nunca debemos pasar por alto es la necesidad de combatir los radicales libres para garantizar que nuestro organismo funcione correctamente. Existen alimentos ricos en antioxidantes que nos ayudan en esta misión de forma natural (y deliciosa). Pero existe un componente presente en muchos alimentos que, de acuerdo a muchos estudios recientes, es una de las armas infalibles contra el estrés oxidativo. Me estoy refiriendo a los polifenoles.

Los polifenoles son compuestos bioactivos que juegan un papel importantísimo en la prevención de las alteraciones funcionales del organismo, ayudando así a evitar enfermedades digestivas, cardiovasculares, capilares e incluso el cáncer, ya que impide la oxidación.

Los polifenoles tienen la propiedad de poder absorber el impacto de los radicales libres en todas las células del cuerpo. Existen unos ocho mil tipos de polifenoles que, aunque tienen capacidades distintas de inhibir el estrés oxidativo, actúan siempre de forma rápida en nuestro cuerpo. He aquí su gran importancia en la nutrición diaria.

¿Qué beneficios tiene para la piel?

Los radicales libres son los grandes responsables del envejecimiento cutáneo. Los polifenoles ayudan a neutralizar la acción de esos radicales protegiendo las células y previniendo su deterioro, lo cual se refleja en todo el cuerpo incluyendo en el órgano más grande: la piel.

Pero eso no es todo. También impiden que la vitamina E presente en las células (indispensable para la salud y vitalidad de la piel) sea fulminada por los radicales libres y además ayudan a restablecer los niveles de esa vitamina que han sido previamente deteriorados.

Una dieta rica en polifenoles no sólo nos ayuda a tener una piel sana, también evita el deterioro general del organismo reduciendo la probabilidad de padecer enfermedades degenerativas y, como dije anteriormente, el cáncer.

Los polifenoles están presentes en muchos alimentos. Muchos creerán que por su nombre se trata de un compuesto que exclusivo de los menús más gourmets pero eso no es así. En un próximo post hablaré de los alimentos ricos en polifenoles pero de momento iré adelantando algunos para te vayas familiarizando: el vino, las legumbres, el té, las frutas rojas, las uvas y el chocolate. Incluirlos en nuestra dieta diaria es un excelente comienzo.

* Foto: Shutterstock

You Might Also Like

2 Comentarios