¿Por qué debes proteger tu piel del sol todo el año?

By 28.2.15



En verano es cuando más nos preocupamos en utilizar protector solar. Invertimos incluso mucho dinero en las mejores cremas para que nuestra piel sufra lo menos posible en los meses de calor. Pero ¿y el resto del año?

Seguramente muchas diréis que no abandonáis las cremas con SPF ningún mes del año, sin embargo, la pregunta que debéis haceros es si lo estáis haciendo bien.

Existe la creencia de que en invierno podemos usar un factor de protección por debajo de SPF 30, ya que el sol no es tan intenso como en verano. Todo eso es falso. Lo ideal es utilizar siempre una crema con filtro solar por encima de 30. Siempre. Sin excepción. 

El peligro: los rayos UVA

La radiación de los rayos UVA afectan los tejidos cognitivos de nuestra piel, dañando así el ADN celular, los vasos y los tejidos. Esta radiación es prácticamente la misma durante todo el año aunque no veamos el sol. He aquí la razón por la que es fundamental proteger nuestra piel siempre.

Los rayos UVA tienen la capacidad de penetrar hasta las capas más profundas de la dermis, donde se producen los radicales libres que causan el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de nuestro cutis, además de otros problemas como las manchas.


Lo que sí disminuye en invierno es la emisión de rayos UVB, que son los que producen daños inmediatos como las molestas quemaduras. Por eso la mayoría de las personas cree que en las épocas de menor temperatura los daños del sol son prácticamente nulos, ya que es muy difícil que aparezcan quemaduras similares a las que podemos sufrir cuando vamos a la playa en agosto. Y al no ver no efectos como estos, muchos bajan la guardia y prescinden del protector solar o reducen su uso.

Pero los rayos UVA siguen ahí y su intensidad en invierno, por ejemplo, puede llegar a ser 15 veces mayor que la radiación de los rayos UVB, según alertan algunos especialistas.

En nuestra rutina diaria de cuidado facial debe incluir protector solar entre 30 y 50 SPF que proteja tanto de los rayos UVB como UVA (esto es muy importante). Esto nos ayudará a prevenir la aparición de melanoma, manchas y, además, los signos prematuros de envejecimiento son provocados en 90% por la exposición solar.

De esta manera no sólo mantenemos nuestro cutis siempre protegido, también lo preparamos para las época de radiación más intensa como el verano.

* Freedigitalphotos

You Might Also Like

0 Comentarios