Reglas de oro para preparar la piel de tu rostro para este verano

By 19.2.15


Falta mucho para el verano, es verdad. Pero lo que seguramente no sabías es que nuestra piel necesita prepararse con mucho tiempo para no sufrir las agresiones del sol, especialmente si hablamos del rostro, la parte de nuestro cuerpo que más se expone a las radiaciones solares.

Los expertos recomiendan tomarse varios meses para poner la piel a tono antes de que llegue la temporada de calor. Marzo es un excelente mes para comenzar.

La idea es que podamos cumplir con dos objetivos esenciales. El primero, es tener una piel lo suficientemente hidratada, fuerte y purificada, que pueda soportar las duras condiciones del verano y sufra lo menos posible. Y, el segundo, es que nuestro cutis esté libre de células muertas para que podamos tener el bronceado uniforme que tanto deseamos.

Si quieres alcanzar estos objetivos, te recomiendo entonces que sigas estas ocho reglas de oro para preparar tu rostro para el verano. Son muy fáciles de cumplir y seguramente ya sigues algunas en tu rutina diaria de belleza. ¿Preparada?

1. Limpia tu piel. La limpieza es fundamental en una rutina de belleza. Lo recomendable es que limpies tu rostro dos veces al día (por la mañana y por la noche). Esto incluye un correcto desmaquillado. Así liberaremos nuestro cutis de toxinas y reduciremos el efecto de los radicales libres.

2. Hidratación intensa. Seguramente aplicas a diario una crema hidratante, pero a medida que se acerca el verano debes intensificar esta rutina. Aplica una vez a la semana mascarillas con componentes esenciales como el colágeno, la elastina y el ácido hialurónico, los cuales ayudan a mantener el equilibrio natural de la piel y aportan, a su vez, elasticidad y firmeza. Si te gustan las mascarillas caseras ¡adelante! Las frutas son un excelente aliado del rostro.

3. Exfoliación. La gente comete el error de someterse a procesos de exfoliación cuando tiene el verano encima. Si dejamos la exfoliación intensa para entonces, corremos el riesgo de que se rompa esa “capa” que protege la piel de los rayos solares, a la vez que la volvemos más sensible. Lo ideal es hacer un proceso de limpieza progresivo. Si te haces una buena exfoliación de forma regular antes del verano, el resultado será el mismo y tu cutis sufrirá menos.

4. Usa protector solar todo el año. Sé que esto lo han repetido mil veces pero muy poca gente lo hace. Aplicar a diario cremas con un buen nivel SPF hace que la piel del rostro sea más fuerte y esté preparada para una exposición solar más intensa. Si no lo hacemos, la piel se debilitará porque, aunque no haga calor, los rayos UVA/UVB penetrarán igualmente en nuestra dermis provocando efectos negativos. ¡No te olvides de cuidar la zona de los ojos!

5. Tratamientos especiales. Los meses antes del verano son los mejores para someternos a tratamientos especiales como limpiezas de cutis y peelings. De esta manera damos a nuestra piel el tiempo que necesita para asimilar las fórmulas que le hemos aplicado y reponerse de forma natural de los efectos del peeling. Te sugiero que unos 25 días antes de ir a la playa te hagas una limpieza de cutis que incluya una hidratación intensa. Ya verás lo iluminada y suave que queda tu piel, además de protegida. Utiliza de vez en cuando el aceite de rosa mosqueta, su poder regenerativo fortalecerá tu cutis.

Consume alimentos antioxidantes para proteger tu piel
6. No te olvides del cuello y el escote. Pocos saben que la cara termina en el escote y por eso solemos olvidarnos de esa parte del cuerpo en nuestra rutina de belleza. El cuello y el escote deben ser sometidos a los mismos tratamientos que expliqué anteriormente: limpieza e hidratación diaria, exfoliación y protección frente a los rayos solares. Toma en cuenta esto, es muy importante para evitar las arrugas prematuras.

7. Protege tus labios. Los labios necesitan un cuidado diferente. Procura utilizar todo el año bálsamos hidratantes y exfoliarlos una vez a la semana. Si se quiebran con facilidad, aplica soluciones reparadoras como las que venden en las farmacias. Algunos bálsamos tienen factor de protección… esos son los que deberíamos utilizar todo el año.

8. Alimentación. La preparación de nuestra piel comienza desde adentro. Por eso es necesario consumir alimentos con alto nivel antioxidante, como las frutas y las verduras. Los betacarotenos, presentes en la zanahoria, tomate, verduras de hoja verde y algunas hortalizas, contribuyen a la producción de melanina y, por ende, a conseguir un bronceado homogéneo.

Los ácidos grasos con Omega 3, como los que contienen los frutos secos, aportan antioxidantes como los oligoelementos. Las vitaminas y los minerales favorecen la renovación celular y la circulación sanguínea, así que no te olvides de los cereales, carnes y pescados. Y si te gusta el té, el verde es una excelente fuente de polifenoles que actúan como fotoprotectores. Y, por supuesto, recuerda beber una media de seis a ocho vasos de agua todos los días.

¿Ves lo fácil que es preparar nuestra piel para el verano? Comienza ahora y verás que cuando llegue la época de calor tendrás tu rostro más hidratado, suave, iluminado y listo para tener un precioso bronceado.

* Fotos: Freedigitalphotos.com

You Might Also Like

1 Comentarios