Cuello y escote, los grandes olvidados en nuestra rutina de belleza

By 2.2.15



El cuello y el escote son partes de nuestro cuerpo a las que no siempre prestamos especial atención. Un error muy grave ya que requieren un especial cuidado.


La piel de esa zona es más fina, sensible y seca. Suele sufrir más con las agresiones del medioambiente y, al ser una zona vertical, es propensa a los efectos de la gravedad: se descuelga a temprana edad si no se le aporta la firmeza que necesita.

A todo eso le añadimos otro tipo de daños como el perfume, el cual al ser perjudicial para el rostro lo es también para estas zonas tan frágiles del cuerpo.

Médicos y especialistas coinciden en que al cuello y al escote se le debe dar la misma atención que al rostro… pero hacemos exactamente lo contrario. Y es que en el cuidado de nuestra piel debemos tener algo muy presente: el rostro comienza en la frente y termina en el escote.

A partir de los 30 años tenemos que dedicar una especial atención a esta parte del cuerpo y corregir estos errores que frecuentemente cometemos:

* Olvidamos desmaquillar el cuello. Al igual que la cara, el cuello se debe desmaquillar y tonificar. Los residuos de maquillaje en esta zona tienen los mismos efectos negativos que en el rostro. ¿Qué utilizar? Nuestro desmaquillante o agua micelar habitual, al igual que el tónico que más nos guste (mientras menos alcohol tenga mejor).

* Omitimos de la hidratación. Muchas ni siquiera os planteáis la idea de aplicar una crema facial en el cuello… ¡Y mucho menos en el escote! Pues eso sería lo más recomendable, ya que esas cremas aportan componentes antiarrugas que previene el envejecimiento de zona, como el colágeno y la elastina, necesarios para mantener la firmeza y elasticidad de la piel. ¡Pero mucho cuidado! Hay cremas faciales que no pueden usarse en el cuello ni el escote. Por eso es muy importante leer siempre las indicaciones del producto.

* No aplicamos protección solar. Hay quienes ni siquiera en verano aplican cremas con filtro solar en esa parte tan delicada del cuerpo. Por el contrario, pasamos olímpicamente de ellas durante casi todo el año. El cuello y el escote son los que más sufren con las radiaciones solares y omitir su protección supone la aparición temprana de arrugas, por no mencionar la resequedad y las manchas.

* Agua a una temperatura inadecuada. Es muy normal, y no reprocho a nadie por ello, que lavemos el cuello y el escote a la misma temperatura con la que lavamos el resto del cuerpo, más que todo por comodidad. Lo ideal es que el agua no esté ni fría ni caliente porque en ambos casos debilitamos los tejidos de la piel.

* El uso abusivo de los smartphones. Mantener el cuello inclinado tanto tiempo es perjudicial, no sólo para las cervicales, sino también la para la piel de esa zona. Si tienes que hacer uso frecuente de estos dispositivos, lo mejor es que mantengas siempre tu cabeza en alto y levantes el teléfono con las manos. Tus brazos harán un poco más de esfuerzo pero tu cuello sufrirá muchísimo menos.

* Aplicamos perfumes con mucho alcohol. No hay que prescindir del perfume para proteger la piel, pero sí debemos estar pendiente de los componentes y de limpiar bien la zona donde lo aplicamos, de manera de que la piel pueda respirar. Las fragancias hechas a base de ingredientes naturales son excelentes aliadas, aunque hay que reconocer que la industria de la perfumería ha avanzado mucho en ese sentido y desde hace ya muchos años fabrica productos menos perniciosos para la piel.

En el siguiente post tienes algunos consejos para cuidar el cuello y el escote.

You Might Also Like

3 Comentarios

  1. La verdad, es que es una parte un poco olvidada y también hay que prestarla atención.
    Gracias por las recomendaciones.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Nunca uso nada en el cuello ni en el escote, tengo 24 y creo que no me hace falta, verdad????

    ResponderEliminar