¿Qué tanto sufre tu piel con el frío?

By 23.11.14

 



Frío, frío… tardaste en llegar pero ya estás aquí. ¿Y la nieve? Pues seguramente vendrá en cualquier momento. El caso es que las bajas temperaturas llegaron para quedarse y durante la temporada de frío la cara es la parte del cuerpo que más sufre. Esto ocurre por una sencilla razón: no la podemos tapar del todo.

Mientras el resto del cuerpo lo podemos cubrir con una infinidad de atuendos, la cara es la única parte que queda expuesta al ambiente. Si a esto le sumamos que no todas las personas tienen hábitos de cuidado del rostro, la cosa se pone aún peor porque abrimos la puerta al envejecimiento prematuro. Sí, eso de que el frío alarga la juventud es una verdad a medias.

Los cambios bruscos de temperatura (estar en la casa calientita y luego salir a la calle a hacer compras), el viento y la contaminación suponen una combinación de agentes externos que agreden nuestra piel y hace que se ponga roja, se inflame, se agriete y pierda elasticidad con el tiempo.

Pero para entender todo esto hay que tener claro una cosa: la piel del rostro no es toda igual. La frente, la nariz y el mentón (la llamada Zona T) son partes más grasas e hidratadas, mientras que las mejillas y toda la piel que está delante de las orejas tienen una piel más fina y sensible. Por tanto, no todas las partes de la cara resultan igual de afectadas con el frío.

¿Qué tanto sufre mi cutis con el frío?

* La exposición a las bajas temperaturas hace que la capa superficial de la piel pierda agua (se deshidrate) y, en consecuencia, se escame y se debilite, quedando susceptible a infinidad de daños provocados por otros agentes externos como la contaminación.

* Con la piel más frágil, se rompen los capilares provocando la falta de oxígeno en el cutis (esto se conoce como vasoconstricción). En consecuencia, se reduce el aporte de oxígeno y nutrientes a las células y no se produce la renovación de las mismas, lo cual hace que se acumulen células muertas en el tejido. Por eso en esta época es cuando nuestra piel luce mucho más apagada y opaca, como si le faltara vida.

* Al acumularse gran cantidad de células muertas, no existe secreción sebácea y la piel no se nutre, reduciendo enormemente su elasticidad y dejando una sensación de cutis tirante, como si fuese un cartón.

¿Cuáles son las pieles que más sufren? Todas. Aunque debo hacer especial mención de la piel blanca por ser mucho más frágil y de aquellas que, independientemente de su color, son consideradas pieles sensibles. Pero en general, todas se ven afectadas por las bajas temperaturas.

La buena noticia es que todo esto lo podemos evitar de forma muy fácil y sin gastar mucho dinero.¿Cómo? En este post te cuento cómo proteger tu piel del frío y no congelarte en el intento.

You Might Also Like

1 Comentarios

  1. Los cambios de temperatura si que noto que influyen en mi piel.
    Estaré atenta al próximo.
    Gracias y Besitos

    ResponderEliminar