Luminosidad exprés con la nueva mascarilla de Apivita

By 24.11.14

Las pieles apagadas se están poniendo muy de moda, lamentablemente. Y es que se trata de un mal muy propio de la vida moderna, producto del estrés, la contaminación, la mala alimentación, la falta de tiempo para cuidarnos… en fin, muchas cosas.

Hace poco fui a un taller en la tienda de Apivita en Madrid y tuve la oportunidad de probar lo nuevo de esta marca española con filosofía griega: la mascarilla Express Gold de arándanos, dirigida especialmente a aquellas mujeres que buscamos desesperadamente dar un toque de luminosidad a nuestro cutis.

Lo interesante de este producto es que tiene una acción exfoliante sin ser tan agresivo para la piel.

Tras haberla probado mi conclusión es que estamos ante un producto muy práctico, fácil de usar, económico (cuesta 5,50 euros) y que ofrece resultados importantes en la primera aplicación.

Está hecha con un 90% de ingredientes naturales como la jojoba, almendra y ácidos de frutas procedentes del arándano que favorecen la renovación celular. Además, contiene aceites esenciales de lavanda, miel, naranja y rosa que hidratan la piel, así como infusión de té verde que aporta una acción antioxidante.

No tiene parabenes, glicerina ni demás compuestos sintéticos.

Así la debes aplicar

De la mascarilla Express Gold de arándanos de Apivita me han gustado varias cosas. La primera, y que se seguro os encantará, es que se aplica muy rápidamente y no es necesario dejarla mucho tiempo. Con cinco minutos basta.

Lo primero que hice fue limpiar bien el rostro y tonificarlo (Apivita tiene una extensa línea de productos muy buenos para tal fin). Con la cara un poquito húmeda, me apliqué todo el contenido correspondiente a una dosis (la mitad del empaque) dándome unos masajes y evitando el área de los ojos.

En la tienda Apivita (Conde de Xiquena, 6, Madrid)

La mascarilla es muy suave, aunque tiene mucho espesor. Parece una de esas cremas que no se absorben nunca. Al terminar vas a parecer un mimo porque la cara te quedará completamente cubierta, como si fuese maquillaje de fiesta.

La tienes que dejar actuar cinco minutos. Te recomiendo que no la dejes más de 8 minutos porque tu piel se puede resecar.

En algunos casos, la piel absorbe toda la mascarilla. Eso depende de la resequedad, la falta de hidratación y los problemas que tenga cada rostro. Si ves que no la absorbe no te preocupes, eso no quiere decir que no actúe.

Pasados cinco minutos, retiras la mascarilla con agua… ni tibia ni fría. Agua fresca. ¡Y eso es todo!

Te deja una sensación fresca y en la primera aplicación percibirás que la opacidad del rostro se habrá minimizado. No es una mascarilla milagrosa (porque eso no existe) por lo que la clave será la constancia, si es que quieres ver resultados aún mucho mejores.

Un truco: aprovecha la hora del baño. Antes de entrar en la ducha la aplicas y la dejas actuar mientras de estás duchando. A los cinco minutos la retiras, la retiras y así te habrás ahorrado mucho tiempo en tu rutina diaria de belleza.

¿Os animáis a probarla?

You Might Also Like

1 Comentarios