No olvides nunca que existe la vaselina

By 9.5.14


Sabemos que existe pero casi nunca la tomamos en cuenta en nuestro kit de cuidado personal. La vaselina es uno de los productos más tradicionales, que ha dado muchas alegrías a millones de mujeres de todas las edades.


Sus principales cualidades --en lo que se refiere al cuidado del rostro— son que repara, fortalece y protege el cutis, además de estimular la producción natural de colágeno, molécula proteica que es indispensable para tener una piel saludable y fuerte.

La vaselina es el compuesto base de muchas cremas, bálsamos labiales e infinidad de productos con fines estéticos.

No importa que tengas una piel normal y con pocas imperfecciones, la vaselina es un importante aliado cuando aparecen algunos problemillas en la cara que a veces no sabemos cómo tratar y que son muy comunes.

Resequedad. De vez en cuando en nuestro rostro aparecen sequedades que pensamos que pueden desaparecer con nuestra crema humectante (por ejemplo, cuando nuestra nariz sufre por las alergias primaverales). Sólo tienes que aplicar un poco de vaselina en la zona afectada, preferiblemente por las noches para que pueda actuar durante más horas. Puedes repetir el proceso durante el día, las veces que quieras.

Labios agrietados. En un post anterior recomendaba la vaselina para casos de labios muy agrietados. Mi recomendación es que no esperes a que la situación empeore. Humecta de vez en cuando tus labios con este compuesto. Y otra cosa muy importante: ¡No te olvides de la comisura de los labios! Esa zona se suele resecar más de lo que crees.

“After shave”. Luego de que te depiles las cejas o cualquier parte de tu rostro, coloca un poco de vaselina en la zona tratada. Esto protege aún más que cualquier crema hidratante. Además, recuerda aquello de que las cremas y las cejas no son tan buenas amigas.

Cicatrización. Muchos médicos recomiendan la vaselina durante los procesos de cicatrización postoperatorios o cuando nos hacemos una herida. Si tienes piel sensible, pregunta tu médico antes de usarla.


Protección. Usar vaselina en los labios antes y después de tomar el sol para evitar los agrietamientos, así como el contorno de los ojos. Aclaratoria: no protege de los rayos UVA porque no tiene filtro solar, así que si quieres una doble protección lo ideal sería que combines la vaselina con un bálsamo especial, de esos muchos que hay en el mercado con Sun Protecting Factor (SPF). Antes de maquillarte aplica un poco en las mismas zonas. Eso no sólo te protegerá sino que también ayudará a fijar un poco más el maquillaje.

Arrugas. La vaselina interfiere (para bien) en el proceso de destrucción del colágeno y contribuye a su producción, lo cual garantiza una piel más saludable, al tiempo que ayuda a retardar el envejecimiento de la piel. Hay quienes dicen que sirve a “rellenar” las grietas de las arrugas. No sé qué tan cierto puede ser eso, pero si ya tienes este problema no está de más apliques este compuesto para evitar que se siga deteriorando.

Más cejas. Si quieres que tus cejas luzcan un poco más abundantes, la vaselina es tu mejor amiga. Aplica un poco antes del maquillaje.

Desmaquillar. Si no tienes tu desmaquillante cerca la vaselina, junto con un algodón, te pueden sacar de apuros.

No apliques la vaselina si tienes la piel inflamada, heridas abiertas, dentro de la boca, cerca de los ojos o si tienes algún problema. Antes de usar vaselina consulta a tu médico.

Es muy importante que entiendas además que la vaselina no debería sustituir las cremas hidratantes, humectantes y nutritivas que usas para cuidar tu rostro. Es sencillamente un complemento de tu rutina diaria.

La vaselina que te recomiendo utilizar es la pura, sin aditivos adicionales ni olores ni colores. La puedes conseguir en cualquier farmacia --en presentaciones de tubos de poco más de 30 gramos— por unos 5 euros…y hasta menos. Pero no te asustes, aunque 30 gramos parezca muy poco, una de las ventajas de este componente es que es muy rendidor, ya que sólo necesitas aplicar una mínima cantidad para ver los resultados.

¡Muy importante! No confundas la vaselina con la jalea de petróleo (parafina blanca o petrolato). La vaselina se fabrica a base de jalea de petróleo pura muy refinada mezclada con cera microcristalina y minerales. Como ves, son dos cosas muy distintas y tienen usos diferentes.

You Might Also Like

0 Comentarios